sábado, 10 de julio de 2010

Haitianos recibidos en México lidian con idioma, trabajo y racismo REPORTAJE

Fuente: Andrea Sosa Cabrios (dpa)

Ciudad de México, (dpa) - Llegaron a México por aire y por mar con visas humanitarias después del terremoto de Haití. Seis meses después de la tragedia, muchos lidian ahora en México con el idioma, el desempleo y la discriminación.


Sin embargo, la marcha atrás no está en sus planes. "Sólo volvería a Haití para buscar a mi familia y traerla a México", dice "Garry", un ex guardia de seguridad de 29 años que no quiere dar su verdadero nombre y llegó el 2 de marzo en un avión militar con otros 68 haitianos.


Apenas habla español y está sin empleo. Su mujer y sus tres hijos pequeños siguen en Puerto Príncipe y, aunque obtuvieron permiso de residir en México, "Garry" no tiene dinero para pagarles el pasaje.


En la capital haitiana trabajaba en el área de seguridad de la terminal petrolera de la distribuidora Dinasa en Thor. Al llegar a México se empleó poco tiempo como ayudante de cocina en un restaurante hasta que se rompió un brazo entre los empellones del metro de la Ciudad de México.


"Aquí en México, nada más la cocina contrata haitianos. No entiendo por qué no en otras áreas, porque muchos tienen capacidad", relató a dpa.


Dice que no le ha tocado personalmente sufrir discriminación, aunque sabe que otros sí han tenido problemas. "Para mí los mexicanos son muy amables. Lo más difícil es el idioma. Si hablara la lengua, podría vivir mejor en México".


Las autoridades mexicanas trasladaron desde Haití a un total de 511 personas, en tres grupos, con un programa temporal de reunificación familiar.


Cuando llegaron hubo comentarios racistas en foros de Internet. "Ellos (los negros) tienen otra forma de pensar, son agresivos por naturaleza y no se adaptan a la vida normal de las ciudades con una sociedad más conservadora. ¿Por qué ahora perjudican a México trayendo a esta gente?", escribió un internauta el 19 de abril en "El Universal".


Los haitianos recibieron visas humanitarias con vigencia por un año y posibilidad de prórroga, que les permiten trabajar y estudiar, en un país donde hay millones de personas sin empleo o que viven sin su documentación en regla.


La mayoría de los recién llegados carece del estatus de refugiado, que protege a los que huyen de una persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia social o por sus opiniones políticas.


Por lo tanto, no están bajo la responsabilidad directa del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ni de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), y fueron canalizados con organizaciones no gubernamentales como Sin Fronteras.


"Si tú eres reconocido como refugiado, el Estado que da asilo se compromete a dar protección", explicó a dpa el director ejecutivo de Sin Fronteras, Emilio Chávez. En cambio, con las visas humanitarias dependen de sus propios medios, de sus familias y de la ayuda de ONG's.


"Algunos han sido acogidos en casas de otros que también están en una situación complicada", afirmó Chávez. "Sufren discriminación, problemas para acceder al empleo e incluso los que ya estaban en México y tenían cierta estabilidad antes del terremoto, como estudiantes apoyados por sus familias desde Haití, ahora la perdieron".


"Garry" piensa que si su esposa e hijos pudieran viajar, lejos de complicarse las cosas, se facilitarían. "Mi esposa tiene muchas capacidades. Habla español, inglés, francés, creole. Podría trabajar como profesora de francés en la universidad o dar clases en casa".


Desde el terremoto del 12 de enero hasta mayo, la ONG atendió a 206 haitianos, en comparación con los 175 de todo 2009. De ellos, 15 tienen algún tipo de empleo (7,3 por ciento) y los 191 restantes están desempleados.


Según Alejandro de la Peña, psicólogo social de Sin Fronteras, "hay hasta diez personas en una casa son sostenidas con un solo empleo". El presupuesto para ayudarlos es escaso y "con el tiempo la gente se va olvidando lo de Haití"

http://www.elpais.cr/articulos.php?id=28387

6 comentarios:

Anónimo dijo...

el problema de discriminacion es feo por que ellos no estan aqui por gusto sono por necesidad, soy estudiante de la uacm y estoy haciendo una investigacion sobre la discriminacion que sufren los haitianos y aun no conosco a algun haitiano que haya sufrido discriminacion si eres uno de ellos comunicate conmigo en mi correo dbibis_63@hotmail.com me serias de gran ayuda.gracias

IBAN TRAPAGA dijo...

Hola, me gustaría colaborar con este blog, o al menos saber cómo puedo aportar para concienciar de esta realidad en México. E-mail: iban.trapaga@gmail.com
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, soy estudiante de la UNAM (CCH Vallejo) y siempre he admirado a los africanos y afro-descendientes, uno de mis figuras favoritas son el Dr. Martin luther k., Malcolm x y Muhammad ali (entre muchos otros) y quiero darles un mensaje:
En México la ciudad de mexico sobretodo tienen oportunidades tremendas de sobresalir, yo estuve en un curso de Frances en la colonia Lindavista donde mi maestra era Haitiana, y aprendí mas con ella en un mes que en dos años estudiando francés en el CCH (el curso duro solo un mes) se llama Woodni P. Y la verdad reforzó mi gran imagen que tengo sobre ellos, maestra era super agradable, carismática, paciente, atenta, abierta, muy inteligenete, etc. Dice que si el idioma es un problema, pero ella solo estudio español 5 meses y el resto lo aprendió de sus alumnos, aparte estudia la universidad y estudiara 2 carreras, y aparte conoce mucha gente, va a fiestas, a lo que me refiero esque ya se adapto bien al DF, la verdad si pueden vallan a las escuelas de idiomas que no sean parte de una gran cadena, una escuela mas independiente, hai pueden encontrar un buen empleo y estabilidad, y aprenden el español.
Espero que les sirva mi comentario.
KHALIFA!!!!

Clari dijo...

cuando saque vuelos a Mexico pensé que solamente iba a estar de turismo y nada mas pero veo que gente no tiene derechos y me enfurece! hay que seguir luchando entre todos!

Lisabeth Flores dijo...

La discriminacion en Mexico es muy fuerte. La gente sufre discriminacion especialmente cuando no reune los "requisitos" con su color de piel, apariencia fisica, posicion economica etc.
Es muy desagradable saber que en nuestro pais seamos racistas. Principalmente por que somos un pais que tendemos a imigrar a otros paises a trabajar, cual nos expone a la discriminacion en el extranjero. Las personas que tenemos que salir de Mexico a trabajar podemos entender lo que es ser discriminado por ser imigrante, sin embargo hay un largo camino por recorrer en la cultura de aceptacion de diferencias personales que nos hacen unicos.

Olivia Barreto dijo...

Me interesa dar trabajo aunque sea alguno de ellos pero no se como puedo contactarlos. Alguien que me pueda dar alguna idea lo agradeceria mucho