miércoles, 26 de marzo de 2008

`Pierre’ se adaptó, pero piensa irse

El Universal
Martes 25 de marzo de 2008

La historia de “Pierre” —quien pidió ocultar su nombre real como mecanismo de protección— es considerado por el gobierno mexicano como uno de los casos de éxito porque en sólo dos años ha sabido aprovechar las diferencias culturales y del idioma para integrarse a la vida mexicana.

En diciembre de 2005 llegó a México con una visa para permanecer en el país un mes. Luego, solicitó a la Secretaría de Gobernación que se le reconociera como refugiado y se lo autorizaron las autoridades.

Llegó sin hablar ni entender el español; sin embargo, aprendió por iniciativa propia y ahora da clases de francés —su idioma natal— en distintos colegios y de manera particular.

Señala que en dos ocasiones, a sus espaldas, ha recibido comentarios racistas, “pero los ignoro”.

Una vez, en la calle, le gritaron “negro” de manera despectiva, “pero lo tomé como un comentario de un desconocido que jamás vino a decírmelo de frente”.

En otra ocasión, un conocido de su ex novia dijo que de ser ella, no andaría con negros, “y tampoco me lo dijeron de frente, así que no me afectaron”.

Aunque sobrevivir en un país que le era ajeno no ha sido tan complicado para él, “el choque cultural es muy fuerte porque vengo de un país de las Antillas, pero soy africano”.

Por eso es que ha pensado en reunirse con sus familiares en Canadá o Estados Unidos. “Me iría para estar con mi gente”, dice. Considera que el acceder a las oportunidades depende de cada persona. “Uno puede encontrar las oportunidades en un país pobre o en un país rico, pero depende de uno si las tomas”, concluye “Pierre”.

http://www.eluniversal.com.mx/nacion/158398.html