sábado, 5 de abril de 2008

Denuncian paliza contra migrantes

Sacerdote asegura que militares y agentes de INM se sobrepasaron. También consideró que durante el operativo varias mujeres fueron abusadas sexualmente, ya que en una casa abandonada se encontró ropa interior y preservativos usados

María de Jesús Peters
El Universal
Sábado 05 de abril de 2008

TAPACHULA, Chis.— Mientras que en Chiapas se trata de evitar que se continúe maltratando a migrantes que ingresan al país por la frontera sur de México, en Oaxaca agentes federales impiden con operativos violentos que los que viajan en el tren de carga lleguen a la frontera con Estados Unidos, según denunciaron organismos defensores de Derechos Humanos.

El pasado lunes 31 de marzo en Oaxaca, medio centenar de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Armada de México detuvieron de manera violenta a casi un centenar de indocumentados centroamericanos que viajaban en el ferrocarril de carga que se aseguró en Tapachula durante un seminario sobre migración.

El operativo se realizó en la comunidad Las Palmas, municipio de Niltepec, Oaxaca, donde los agentes federales sometieron a golpes a los migrantes que no pudieron darse a la fuga, dijo el sacerdote Hayman Vázquez Medina, director de la Casa del Migrante Hogar de la Misericordia de Arriaga, Chiapas, durante el seminario Migración, Derechos Humanos y Seguridad en la Frontera Sur: Retos y oportunidades.

La denuncia fue formulada ante el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes. “Los militares se metieron a las casas de los pobladores a sacar a los migrantes y sin importarles la presencia de los niños los golpeaban de manera brutal”, dijo.

Vázquez Medina también consideró que durante el operativo varias mujeres fueron abusadas sexualmente, ya que en una casa abandonada se encontró ropa interior y preservativos usados.

El seminario fue inaugurado por el gobernador de Chiapas Juan Sabines, quien anunció la creación de una fiscalía especial para atender las denuncias de los migrantes que transitan por Chiapas desde la frontera sur.

Durante los trabajos, Soberanes advirtió que la vulnerabilidad del migrante tiene diversas aristas, se sabe irregular y se siente marginado de la justicia, sufre abusos por carecer de documentos y por ello tampoco denuncia. “El migrante que sufre el abuso de una autoridad, suma al agravio de la injusticia, la sensación de impotencia”, añadió.


http://www.eluniversal.com.mx/primera/30751.html