miércoles, 31 de octubre de 2007

Silencioso y destructivo el racismo en Mexico

Por Aída Mendoza Flores Mexico - (Posted on Jan-26-2005)
Quechua Network

¡Claro que hay un papel para ti! ¿Cuál quieres? El de sirviente, cocinera, mayordomo, esclava, nana o el de la sombra que pasa'. Es la respuesta que algunos productores de cine, radio, televisión y teatro tienen para los actores de raza negra cuando acuden ante ellos en busca de trabajo en sus puestas en escena, películas, telenovelas o programas radiofónicos y eso que aquí, en México, el racismo no existe. Sin embargo, quienes están acostumbrados a observar las múltiples contradicciones del pueblo mexicano, saben que la respuesta más común a la interrogante ¿hay racismo en México?, es: no. Aunque a veces contestan de otra manera, muy cómica por cierto. ¿Cómo? Si me caen muy bien los 'negritos', con todo y el significado que conlleva el infortunado diminutivo, pero que finalmente es lo de menos.

En México como en otras naciones, por mucho tiempo se pensó que los negros no eran tan humanos y capaces como los blancos, por eso eran discriminados, perseguidos y hasta asesinados. Sin embargo, con el desarrollo de la humanidad hubo también un cambio de actitud establecida en las leyes de los diferentes países.

A pesar de que el artículo 4°. de la Constitución Política establece la igualdad de condiciones para todos los mexicanos, sin distinción de género, edad, sexo o raza, los negros -que según la historia son la tercera raíz de nuestros orígenes, luego de los españoles y los indígenas-, han sido víctimas de la discriminación en todos los tiempos y en cualquier ámbito.

Aun en la actualidad, todavía no se convencen de que haya mexicanos de raza negra, cuya presencia está en todas partes, principalmente, en los estados de Guerrero, Oaxaca y Veracruz.

Los de raza negra no solamente deben soportar la negación de sus compatriotas sino que han sido víctimas de un racismo que ellos llaman 'silencioso' y que tal vez sea el más doloroso y destructivo.

Discriminación hacia actores negros

Quién iba a pensar que en estos tiempos de avances tecnológicos la discriminación siguiera presente en todos los ámbitos, pero se acentúa en los medios de comunicación (cine, radio y televisión) donde actores de raza negra han visto disminuidas sus oportunidades de trabajo 'y todo por ser gente de color'. Dice en tono de burla la actriz Muriel Fouilland: 'Aquí, en México, he vivido el racismo como actriz, como mujer, como negra, en fin, como todo'.

Sí a mí me preguntaran ¿hay racismo en México? Diría que yo lo vivo todos los días, afirma la actriz Julia Marichal Martínez, 'a mí nadie me toma como mexicana. Soy negra y podré venir de Canadá, Australia, Suiza, Estados Unidos, Ghana o del lugar más apartado del mundo, ¡pero ser de aquí! nunca. Desgraciadamente hay un enorme hueco en la educación escolar sobre nuestra existencia dentro de la nación'.

Hay que recordar, agrega, que de la conquista a la fecha se ha conservado una parte de la población que es negra. 'Somos el resultado de toda la simbiótica y la unión que se dio entre el español con el negro y de éste mismo con el indígena. Va uno al sur del país y ves que esta gente tiene pelo lacio con piel negra y que conservan de alguna manera todavía costumbres africanas, pero son mexicanos, lo que nadie puede negar'.

Para el actor y músico Lázaro Patterson Paredes, el racismo lo ha padecido desde niño, 'en la escuela sentía el rechazo de mis compañeros. Ahora, vas por la calle y te miran como bicho raro, abordas el transporte público y encuentras gente que no se sienta al lado tuyo porque eres de color'.

Claro que en México hay racismo, asegura indignada a Forum la actriz Francis Laboriel, cómo nos atrevemos a negar su existencia. 'En nuestro caso, por ejemplo, nos han encasillado en la esclavitud, en el negro agachado y obediente, en el que no lucha por sus derechos, el mugroso, en un ser sin categoría ni inteligencia. Entonces estamos limitados y no nos dan chance de demostrar nuestro talento como actores a pesar de que hay mucho'.

Muriel Fouilland comenta que su experiencia como actriz ha sido dura: 'No consigo personajes tan fácilmente porque la visión de los productores es muy corta, se piensa que la actuación es nada más para los caucásicos, güeros y de ojo verde. Entonces se nos cierran muchas puertas y nos dan papeles mínimos'.

Aunque nuestros entrevistados no quisieron dar nombres de los productores que les han negado el trabajo, sí aseguraron que la televisión no sólo es el medio de comunicación más difícil para ellos en cuanto a su incursión sino que además es ahí donde se fomenta el racismo.

Julia Marichal denuncia que la discriminación se presenta en la programación a través de las telenovelas que señalan mucho las diferencias físicas, económicas y sociales de sus personajes, 'tenemos al gordo que se come unas tortas gigantescas y el niño negro enamorado de la niña rubia que lo desprecia. Y me pregunto ¿por qué comerciar con esto? Finalmente, uno es un ejemplo a seguir y los niños lo van a imitar'.

De blancos a negros y de negros a negros

El racismo de productores hacia actores negros en México no se entiende ya que la magia del mundo del espectáculo permite a los actores la transformación total, es decir, de bueno a villano, de madre sumisa a luchadora aguerrida, de rico acaudalado a pobre hambriento, de bonita a fea, de rey a mendigo, de joven a viejo y de blanco a negro, pero lo que jamás se ha visto es de negro a blanco.

Tan sólo hay que recordar las caracterizaciones hechas por el departamento de maquillaje tanto a Pedro Infante como a José López Ochoa para que interpretaran el papel de un negro en el filme Angelitos negros o -hace un año- a Ernesto Yáñez, Sergio Acosta, Angélica Lara y Javier Escobar en la obra Negros de Jean Genet.

No entiendo por qué, señala a Forum Patterson Paredes, la calidad deba medirse por el color de la piel de un actor, 'en esta materia no debería haber ninguna diferencia entre blancos, negros o amarillos. Si se está preparado, se tiene la escuela y se saben los parámetros de la actuación, se puede trabajar sin distinción'.

'Los actores blancos pueden disfrazarse de negros si no hay suficiente elenco en una producción y actúan muy bien, pero a nosotros no nos los permiten. Aunque a veces ellos no sean tan blancos, pero si dan oportunidad de hacer papeles de negros, a mí gustaría que un día me dieran un papel protagónico de blanco y caracterizarme como lo hacen ellos, para que vean qué se siente', asegura el también músico.

Empero, agrega, los productores pueden dar la interpretación de un personaje a cualquier actor sin maquillaje. 'Es más, tengamos una idea descabellada, se va a montar Romeo y Julieta y por qué no pensar en un Romeo negro o se me ocurre Hamblet u otra obra de Moliere, donde no te dan papeles porque eres de color'.

El racismo silencioso

Pero eso no es todo, lo peor es que en México se vive un racismo silencioso hacia la comunidad de raza negra y eso es lo que más duele y destruye, manifiesta Muriel Fouilland: 'Si te enfrentas con un grupo de kukusclanes sabes que su odio puede ocasionarte la muerte, les das la vuelta o enfrentas tu destino, pero nos encontramos con la otra cara de la moneda, cuando en apariencia ese sentimiento no existe, sin embargo hay un repudio, rechazo y discriminación que se observa desde kilómetros, pero que no se escucha y entonces te aniquila'.

En ese mismo orden de ideas se manifiesta Julia Marichal, 'ese racismo duele más porque no te lo dicen, pero te lo hacen sentir. Desgraciadamente aprendes a vivir con ello, a enfrentarlo, a saber que la vida te va a responder de esa forma. En el teatro si no es una obra en donde sales de negro, de plano no sales. Hay productores que no te niegan el trabajo simplemente no te llaman'.

'¿Quejarnos, ante quién?', subraya Francis Laboriel, '¿derechos humanos? Si aquí en México el racismo hacia los negros no existe y las represalias serían terribles. De por sí no nos dan trabajo o nos ofrecen papeles mínimos, pues, imagínense ustedes lo que harían si los denunciamos'.

Cabe señalar que al ser este un racismo silencioso puede llegar desde cualquier punto, la discriminación lesiona sus derechos laborales como el de un salario justo, al no darles un papel protagónico ganan menos que otros actores. Además de que les coartan la libertad de lograr el tan ansiado éxito de los artistas, pues a la publicidad no le interesa promover a los 'actores de segunda', al menos que se tenga como Julia Marichal y Francis Laboriel unos buenos padres que en su momento, reconocen ellas, las han apoyado; eso no quiere decir que no hayan vivido actos de racismo y si no veamos en que nivel se encuentra su carrera ahora.

Lo que dicen los acuerdos internacionales

El presidente Vicente Fox reconoce que el abuso de poder, la tortura, la discriminación y el maltrato siguen siendo comunes en México -y aunque no se haya referido expresamente a los mexicanos de raza negra habría que incluirlos-, a pesar de que nuestro país ha firmado acuerdos internacionales comprometiéndose a eliminar estás prácticas.

Hace más de tres años -septiembre de 2001- se efectuó la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación, la Xenofobia y otras Formas Conexas de Intolerancia en Durban, Sudáfrica. Nuestro país participó en el importante foro con una delegación conformada por re- presentantes gubernamentales, legisladores y el presidente de la Comisión Ciudadana de Estudios contra la Discriminación.

El titular de esa dependencia, Gilberto Rincón Gallardo, ha destacado que en México existe una cultura de la discriminación, abiertamente reconocida por las autoridades y que, sobre todo, había disposición, a partir de la sociedad, de combatirla. Pero México no contaba con un marco jurídico que permitiera la eficiente aplicación y el puntual seguimiento de los acuerdos internacionales que nuestro país suscribiera en la materia.

Con el propósito de compensar ese vacío legal, en noviembre de 2001 el presidente Fox presentó la iniciativa de Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, la cual serviría de base en la defensa de cualquier forma de intolerancia o exclusión por motivos de género, edad, estado civil, idioma, religión, ideología, grupo social o étnico, estado de salud, situación migratoria o económica, orientación sexual, discapacidad y color de piel.

Plantea también la necesidad de promover una nueva cultura en contra de toda forma de discriminación que sea fomentada desde el hogar y las escuelas para que las nuevas generaciones comprendan la importancia del tema y los mexicanos 'nos veamos de igual a igual'.

Pero, ¿el Presidente se habrá puesto a pensar sobre ese racismo silencioso del que hablan los actores de raza negra mexicanos y que lo viven diariamente no sólo como trabajadores sino como seres humanos?